Protección Civil de Albacete nació de un pacto entre amigos que sentían la necesidad de ayudar a su ciudad, de ahí y tras varias reuniones con D. José Jérez Colino, Alcalde de Albacete, el 29 de febrero de 1988. El Pleno acordó la creación de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Albacete, rigiéndose por las directrices recogidas en el Real Decreto del 1 de agosto de 1985 sobre actuaciones en situaciones de emergencias y atribuyendo competencias a los alcades para intervenir en dichas situaciones cuando se produjesen en su término municipal. 

En 1992 la Norma Básica de Protección Civil establece las directrices esenciales para la elaboración de los distintos tipos de planes, fijando las competencias que corresponden al Estado, a la Comunidad Autónoma y al Ayuntamiento, por ello se redactó el Plan Territorial de Emergencias de Castilla-La Mancha (PLATECAM) para hacer frente a las situaciones de grave riesgo colectivo, calamidad pública o catástrofe extraordinaria que pueda surgir en Castilla-La Mancha para evitar y minimizar las pérdidas de vidas humanas y bienes materiales, detallando también, el esquema de coordinación entre las distintas Administraciones Públicas que intervengan y de éstas con los particulares.

Los Ayuntamientos constituyen la base y la primera instancia para hacer frente a una situación de emergencia que afecte a su término municipal al ser la Administración Local la más próxima al ciudadano, por tanto, y siguiendo los criterios establecidos en el PLATECAM e integrado en el sistema operativo del mismo se creó el Plan de Emergencia Municipal (PLATEMUN) .

Los ciudadanos tienen el deber y el derecho a participar en la protección civil según se refleja en el artículo 30 de la Constitución Española y la Ley del Sistema Nacional de Protección Civil de 2015. Esa participación tiene su cauce más natural y adecuado a través de las Agrupaciones Municipales de Voluntarios de Protección Civil, donde, integrados en el sistema organizativo de planificación y gestión de emergencias del Ayuntamiento, podrán realizar las tareas que les correspondan para la prevención, intervención y socorro en las situaciones aludidas.

El primer Reglamento de esta Agrupación data de 1988, aunque hubo que adaptarlo a las nuevas necesidades y se actualizó en 1994, publicándose definitivamente en el año 1996.
Durante cinco años los voluntarios trabajaron para la elaboración de un nuevo Reglamento adecuado a la organización, funcionamiento, normas, deberes y derechos, uniformidad, formación etc que este siglo XXI nos ha traído, pero, sobre todo, es que esta Agrupación está viva y necesitaba un marco más amplio y definido. Este Reglamento fué aprobado el 18 de abril de 2019.