RBITRAJE DE CONSUMO

ARBITRAJE DE CONSUMO

¿Qué es el arbitraje de consumo?

El Sistema Arbitral de Consumo es el instrumento que las Administraciones Públicas ponen a disposición de las personas en su condición de consumidoras y usuarias para resolver de modo eficaz los conflictos y reclamaciones que surgen en las relaciones de consumo, toda vez que para que resulte real y eficaz su protección deben disponer de mecanismos adecuados para poder resolver sus reclamaciones.

A través del sistema arbitral de consumo las partes, reclamante y reclamada, voluntariamente encomiendan a un órgano arbitral, que actúa con imparcialidad, independencia y confidencialidad, la decisión sobre la controversia o conflicto surgido entre ellos. Esta decisión, denominada laudo, es vinculante para ambas partes y tiene la misma eficacia que una Sentencia dictada por los Tribunales.

Características del Sistema Arbitral de Consumo

Las ventajas del Sistema Arbitral de Consumo para ambas partes son:

•    RAPIDEZ, porque es un sistema no formalista que se tramita en un corto espacio de tiempo. Máximo seis meses desde el inicio del procedimiento arbitral.

•    EFICACIA, porque se resuelve mediante un laudo –resolución arbitral- de ejecución obligada, como si se tratara de una sentencia, sin necesidad de tener que recurrir a la vía judicial ordinaria y no existe límite máximo o mínimo para la cuantía reclamada.

•    ECONOMIA, porque es gratuito para las partes que sólo deben costear, en determinados supuestos, la práctica de peritajes.

Para las personas consumidoras y usuarias, es el cauce más adecuado para hacer valer sus derechos sin las dificultades que, normalmente, supone para ellas acudir a la vía judicial.

Para las empresas y profesionales, refuerza la confianza de los consumidores en aquellas que ostentan el distintivo de adhesión al sistema, ya que saben que en caso de conflicto entra en juego un procedimiento para resolverlo que es rápido, eficaz y gratuito al encontrarse adheridas al sistema arbitral de consumo.

 

Tramitación de la solicitud de arbitraje de consumo

1.- Es aconsejable que la persona consumidora o usuaria se ponga en contacto previo con la empresa o profesional reclamado para tratar de resolver el conflicto. Si no recibe respuesta o esta no le satisface, puede presentar la solicitud de arbitraje.

 

2.- Para ello, es necesario cumplimentar el impreso de solicitud de arbitraje. Exponga los hechos de forma clara y concisa, concretando la petición, y acompáñela de la documentación que estime necesaria (facturas, contratos, publicidad, fotografías entre otros.).

Una vez cumplimentado el impreso, lo podrá registrar:

-         

Bien, de forma presencial, en cuyo caso le recomendamos que descargue el formulario normalizado que aparece en el enlace en "trámites".

-         

Bien, de forma electrónica, en cuyo caso diríjase a la sección de trámites y cumplimente la Solicitud de Arbitraje de Consumo (o la de Transportes, si la demanda tiene que ver con dicho sector).xxxxxx

 

3.- Registrada la Solicitud, la OMIC, en su función de Centro Colaborador de la Junta Arbitral de Castilla La Mancha, intentará que las partes alcancen un acuerdo conciliatorio previo.

 

4.- Si el conflicto no se resuelve con la mediación y la empresa está adherida al Sistema Arbitral o lo acepta para ese caso, el presidente de la Junta Arbitral de Consumo designará un órgano arbitral para conocer el asunto. Este puede estar constituido por uno o por tres árbitros.  

 

5.- Tras designarse el órgano arbitral, se establece una fecha y un lugar para la audiencia, que se puede celebrar:

  • De manera presencial, personalmente o a través de un representante.
  • Por escrito. Las partes remiten a la junta arbitral sus alegaciones por escrito.

6.- Finalizada la audiencia, el órgano arbitral pone fin a la controversia emitiendo una resolución denominada laudo, que obliga a las dos partes a su cumplimiento y es ejecutivo desde su notificación. En caso de que una de las partes incumpla el laudo, la otra puede solicitar su ejecución ante el juez de primera instancia del lugar donde se haya dictado. El laudo cierra la posibilidad de acudir a los tribunales de justicia por la misma causa.

NORMATIVA BÁSICA

Real decreto 231/2018 de 15 de febrero, por el que se regula el sistema arbitral de consumo.