Inicio es Webs municipales Mujer, Igualdad y Familia Novedades Violencia de género

Violencia de género

10 / 01 / 2013

Mujeres con discapacidad intelectual, víctimas de maltrato que casi nunca denuncian

Violencia de género

Violencia de género mujeres con discapacidad

Apenas hay estudios sobre mujeres con discapacidad intelectual maltratadas, pero se calcula que casi un 20% de ellas lo han sufrido alguna vez.

El miedo a no ser creídas, la inseguridad que les genera su discapacidad y la dependencia de su maltratador les llevan a no denunciar casi nunca.

En España apenas existen cifras oficiales que ayuden a medir la magnitud del problema. Lo más reseñable es que, según datos ofrecidos el pasado julio por la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, en 2011 casi dos de cada diez (18,8%) de las mujeres españolas con algún tipo de discapacidad sufrieron violencia de género, frente al 10% de las mujeres sin discapacidad.

Sin embargo, cuando el círculo se estrecha en busca estos datos en el colectivo de mujeres con discapacidad intelectual, las cifras brillan por su ausencia

Pilar Gomiz, investigadora del Grupo de Estudios de Tendencias Sociales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED, explica que "a día de hoy no existen estudios específicos sobre mujeres con discapacidad intelectual que hayan sufrido abusos y en algunos que se iniciaron en su momento —más generales sobre violencia hacia mujeres con cualquier discapacidad y que terminaron paralizándose— las cifras eran escandalosas".

Lo son, apunta Gomiz, porque hasta el momento existe una normalización de esta violencia. "El mayor problema que tiene una mujer con cualquier tipo de discapacidad es que es invisible a la sociedad, por eso se desconoce que viven situaciones de maltrato que atentan a diario contra su integridad. Aquellas cifras al hacer visible el problema resultaron sumamente impactantes y se bloqueó la investigación. Sin embargo son muy necesarias porque sin cifras no se puede poner una solución".

Por otra parte, "dentro de la discapacidad, la intelectual todavía es una variante de discriminación más. Socialmente existe ese estereotipo de que una mujer con un problema de visión o auditivo es menos discapacitada, en cambio la sociedad tiende a pensar que la mujer con una discapacidad intelectual es 'tontita' y la excluye. Esto hace al colectivo más vulnerable y con una exposición mayor a los malos tratos", dice Gomiz.

 

Lo que no se denuncia no existe

Las expertas consultadas coinciden en señalar que el agravante del problema es que las mujeres con discapacidad intelectual no denuncian casi nunca cuando están siendo víctimas de abusos o malos tratos. "Si se toma el número de denuncias, los datos ponen de manifiesto que casi no hay víctimas". Para Gisela Villaró, psicóloga y miembro de la Federación de Organizaciones en favor de personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) Madrid, esto es un ejemplo de cómo a veces la recogida de datos puede enmascarar o esconder realidades.

Múltiples motivos explican la ausencia de denuncias. Villaró expone que, en el caso de las mujeres con discapacidad intelectual, a veces la víctima no es consciente de que está siendo abusada y no denuncia porque ni siquiera identifica que se encuentra ante una situación de abuso de poder.  Otras veces, cuando la mujer sí es consciente, quizá la persona que perpetra el abuso es la misma que le dispensa el apoyo —habitualmente personas del entorno: familia, pareja, amigos, compañeros de trabajo, etc—.

Gomiz matiza que a la discapacidad, concretamente a la intelectual, además, se le pueden añadir otros factores discriminatorios como la edad, la maternidad o la dependencia económica. "La mujer sin solvencia, por ejemplo, depende siempre de otra persona que puede causarle maltrato y dejarla indefensa, sin cuidados básicos ni un techo donde dormir. Es cuando el abuso se convierte en un círculo vicioso".

Muchas mujeres temen no ser creídas si denuncian el abuso. "El miedo a que la policía no las tome en serio porque no crea sus declaraciones, o a que la gente se ría de ellas, que las consideren tontas o locas, ese cliché absurdo que las cataloga como personas promiscuas o asexuadas y que hace que a veces hasta se les nieguen los derechos reproductivos, todo eso les frena a poner la denuncia aún cuando son conscientes del maltrato". 

 

La prevención y la formación de los profesionales son las claves

 

 

 

 

 

 

 

 

Detectar el abuso 'invisible' aquel que se 'normaliza' porque forma parte de lo cotidiano — es complejo, dicen las expertas. Desde Adisli, una organización que pertenece a Feaps y cuya meta es promover la autonomía de las personas con discapacidad intelectual e inteligencia límite, trabajan desde la prevención: enseñarles cuáles son sus derechos para que pueden reivindicarlos, identificar qué situaciones no son normales, que puedan reconocerlas, separarse del conflicto y buscar ayuda. Dar las habilidades y las estrategias para que puedan defenderse.

Webs municipales


Ayuntamiento de Albacete
Plaza de la Catedral s/n, 02071 Albacete
Teléfono: 967 59 61 00
sac@ayto-albacete.es
WAI-AA WCAG 1.0 Valid CSS Valid XHTML 1.0 Transitional